5 consejos para cargar vehículos eléctricos en invierno

Posted

(BPT) - Si conduce un vehículo eléctrico (VE) o está considerando cambiarse a uno, posiblemente se haya preguntado cómo las bajas temperaturas pueden afectar el rango de carga y kilometraje del vehículo. Vivir en una región donde puede esperar temperaturas más frías de lo normal, al menos durante unos meses, no significa que no pueda sentirse seguro de conducir un vehículo eléctrico durante el invierno.

Las pruebas durante climas fríos del Departamento de Energía de los Estados Unidos muestran una reducción en el ahorro de combustible para los vehículos de gasolina, híbridos y eléctricos. En los de gasolina se reportó una reducción de 15% al 24%, mientras que en vehículos eléctricos los resultados fueron aproximadamente un 39%. Y según el Instituto de Energía de la Universidad de Michigan, conducir y cargar un vehículo eléctrico en climas fríos tiene sus matices, porque las temperaturas debajo de 40 grados Fahrenheit pueden reducir la potencia de carga. Sin embargo, con un poco de preparación y planificación, su vehículo eléctrico lo llevará a donde necesita ir durante todo el año.

A continuación, algunos consejos para ayudar a mantener un VE funcionando sin problemas durante el invierno.

1. El tiempo de carga puede ser más prolongado

Recuerde que el vehículo controla la velocidad de carga, no el cargador. Cuando las temperaturas son bajas, el sistema del vehículo eléctrico reduce su potencia de carga, y por una buena razón: para evitarle estrés a la batería. El estudio del Laboratorio Nacional de Idaho encontró que a 32 grados Fahrenheit, una batería de VE consumía un 36% menos de energía que cuando se cargaba durante el mismo período de tiempo, pero a 77 grados Fahrenheit, lo cual significó que mientras más frío era el clima, más tiempo necesitaba la batería para cargarse.

Por lo tanto, cuando las temperaturas son más bajas, es importante planificar con anticipación tiempos de carga más largos, independientemente de que el recorrido sea parte de su rutina diaria de ida y vuelta al trabajo, o un viaje más largo por carretera. También es importante tener en cuenta que la velocidad de carga siempre disminuirá a medida que la batería alcance su capacidad máxima (estado de carga o SOC), para mantener la carga de la batería útil y durable.

2. Preste atención a los cambios nocturnos en el alcance de su VE

Consulte el pronóstico del clima para estar al tanto de los descensos nocturnos de temperatura durante los meses de invierno, ya que las temperaturas frías durante la noche pueden reducir el alcance de conducción de un VE en un promedio de 20%, según la Federación Noruega de Automóviles. Tenga en mente esa posible reducción de alcance, y preste atención a la pantalla de la consola del vehículo, ya que algunos vehículos eléctricos pueden predecir estas reducciones de alcance bajo temperaturas extremas.

3. Planifique sus cargas

Planifique paradas en estaciones de carga públicas para evitar limitaciones de alcance, y recorridos más extensos para cargar. Gracias a la aplicación móvil Electrify America, compatible con Apple CarPlay y Android Auto, los conductores pueden dirigirse fácilmente a las estaciones de carga ultrarrápidas cercanas y averiguar qué cargadores están disponibles, lo que facilita aún más la planificación de las cargas antes y durante un viaje.

Visite Electrify America.com para obtener más información y encontrar una estación de carga cerca de usted.

4. Estacione bajo un techo cuando pueda

Estacionar un vehículo eléctrico en un garaje con temperaturas interiores más altas, cuando sea posible, puede ayudar a que la batería se cargue más rápidamente y mantenga esa carga por más tiempo.

5. Infórmese sobre las características de su VE en climas fríos

Algunos vehículos eléctricos tienen una función de preacondicionamiento que permite a los conductores programar o calentar manualmente la batería a temperaturas óptimas. Aunque este proceso de preacondicionamiento usa algo de energía de la batería para proporcionar un efecto de calentamiento, puede ayudar a que la batería sea más eficiente y maximiza el rango de conducción.

Si conoce la cabalidad de su VE y sus necesidades de carga, especialmente en temperaturas invernales, estará mejor preparado para confiar en un automóvil eléctrico sin importar cuándo y dónde conduzca.